arquitectos: la intuición en el oficio de hacer software

Autor: NJScott

Autor: NJScott

“Se necesitan diez mil horas de práctica para dominar una disciplina”. Esta regla, popularizada por Malcom Gladwell en su libro “Fueras de Serie (Outliers)”, implica que el dominio de cualquier disciplina, sea artística, científica, de ingeniería o del deporte está precedido de un gran esfuerzo, equivalente, hora más o menos, a diez mil horas de dedicación exclusiva.
La justificación es coherente: el dominio de una disciplina corresponde a la consecución de una maestría tal que las decisiones correctas se tomen de forma intuitiva, y para eso el cerebro debe haber asimilado de forma completa todos los conocimientos y habilidades asociados. En ese punto, el cerebro responde desde la intuición, sin que se produzca, al menos de forma consciente, un proceso de análisis racional y meditado.

Sigue leyendo

Compartir