emilio el borreguero

Foto: A Roger Davies

Foto: A Roger Davies

Allá por la mitad del siglo pasado, Emilio el Borreguero compraba corderos y ovejas en los pueblos del sur de León, y los vendía en el mercado de Benavente. Lo suyo era la especialización: nada de vacas, ni de cerdos. Conocía muy bien los ovinos, sabía elegir lo mejor, y los clientes lo valoraban y pagaban por ello. Puro valor añadido. Cuando una oveja enfermaba, ese mes tocaba comer carne en casa. Pura gestión de riesgos. Emilio el Borreguero no había estudiado, ni tenía un coacher, ni sabía de contabilidad. Pero sabía que el valor de su trabajo, sus capacidades de negociación para la compra y la venta, la confianza que transmitía y su especialización tenían un precio. Ese precio añadido al coste de cada ejemplar era su valor añadido.Cincuenta años después los medios han cambiado, pero se mantienen las mismas reglas. Para obtener un beneficio sobre los costes se debe demostrar ese valor añadido. Igual que siempre. La especialización basada en la experiencia aporta valor, igual que siempre. La confianza transmitida en que el trabajo se realizará con la máxima responsabilidad aporte valor, igual que siempre.
Pero ahora los medios son distintos, basados en un mercado global, con canales de comunicación instantáneos y gratuitos. Todos aquellos agentes que siguen intentando conseguir beneficios deberán demostrar que aportan valor añadido, ya que las nuevas tecnologías han devuelto el poder a los clientes.

El poder para comprobar que esa diferencia que están pagando corresponde a un valor añadido.

El poder para decidir entre muchas otras alternativas.

El poder para quitar de su cadena de suministro a muchos agentes que no les aportan valor.

Muchos agentes actuales deberán reinventarse o morir. Y lo deben hacer hoy, mañana será demasiado tarde.

Emilio el Borreguero era mi abuelo. No lo conocí, aunque heredé de él algo más que el nombre.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *