Confieso que tengo una tele de tubo

schmilblick

Autor: schmilblick

Según los últimos datos del INE (1), más de la mitad de los hogares en España tienen tele plana. Como la encuesta es de hace muchos meses, y gracias al Media Markt y a la Roja, los hogares con tele plana serán muchos más.

Yo no la tengo. Lo confieso. Tengo una tele de tubo marca Loewe que me costó una pasta y para mi desgracia sigue funcionando. Como las desgracias no vienen solas, mi tele es de 4:3…

Tengo mis razones para no haber cambiado aún. La tele hace mucho que perdió su posición en la vanguardia tecnológica. Por mucho que se empeñen. Ahora recuperar esa posición les está costando dios y ayuda a los fabricantes (y muchos dólares…). ¿Razones? me inclino a pensar que los fabricantes de televisores han tenido mucho más complejo que otros para meterse en terrenos que no son suyos. El televisor sigue teniendo como principal función la de “ver la tele”, teniendo como última gran innovación…el mando a distancia (allá por 1950).
Y se me ocurren muchos nuevos usos no demasiado costosos: llamar por teléfono o videollamar, centro de información domótico (receptor X10), centro de información externa (meteorológica, noticias,…), navegación simple, TVNet (Netbook + TV)…

Analicemos brevemente la situación actual, empezado por la conexión a internet: hasta mi teléfono fijo (Siemens Gigaset C470IP) se conecta. Es más fácil encontrar una nevera con conexión a internet que una tele. Actualmente, quitando los tímidos intentos con las consolas de videojuegos y algunos televisores altos de gama, no hay opción de conexión sencilla (y poner un mac mini o algún PC no me parece sencillo).
Dejando de lado internet: ¿por qué no simplemente añadir un poco de interactividad con el usuario? aquí tenemos que apuntar el fracaso sonado de los decodificadores TDT interactivos, que incorporan el estandar MHP (MHqué?). Puede que el precio de los decodificadores compatibles (cuatro veces más caros que los “habituales”) haya ayudado a ese fracaso.
Otra oportunidad perdida: el vacío que están dejando los videoclubs tradicionales se está llenando con…piratería. ¿Qué es antes, el huevo o la gallina? Creo que si tuviéramos listo un mercado maduro de alquiler de cine integrado con el TDT, las descargas de películas no se hubieran popularizado tanto.
Y qué decir de la calidad actual de los contenidos de televisión: eso si que es TV 1.0. Otros hablan de basura, creo que aún se puede salvar algo (en fin…como en la basura).
Dejo para el final el eufemismo que ha confundido a tantos consumidores: HD Ready. ¿Cómo que “listo para HD”? Los consumidores nos hemos perdido entre tantas líneas, hertzios, guerras de formatos de HD, TDT con HD, HDMIs,…

Pero no todo es negativismo: creo que 2010 se presenta apasionante en el mundo de los televisores, por el reto que suponen las tres dimensiones. Estoy impaciente por ver cómo los fabricantes son capaces de desplegar la tecnología 3D, salvando las tres barreras principales actuales: consenso en los estándares, contenidos domésticos y precio. Si saben aprovechar la oportunidad, esta vez me rascaré el bolsillo. Prometido.

(1)Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de la Información y Comunicación en los hogares 2009
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *